domingo, 30 de mayo de 2010

Alas prometidas

Alas prometidas que en mis sueños aparecen, alas prometidas que me permitirán volar, alas prometidas que poco a poco me ayudais a desplegar.

Pídeme tu un deseo. ¿Qué puedo prometerte yo a ti, a parte de no fallarte? Si tú me has dado la vida, me has enseñado a caminar, me has enseñado a leer, a estudiar... a ti te debo todo lo que soy. Me diste mi cabeza, mi corazón, mis ojos, mis labios, mis manos, mis piernas y mis pies...

Conseguir que sonría es muy fácil, conseguir que durante horas siga sonriendo, es más difícil, pero lo conseguís.

Yo no quiero que me prometan unas alas nuevas, ni quiero grandes promesas de dar la vuelta al mundo, no quiero una gran casa, ni un gran perro, ni lujosos vestidos ni joyas... sólo quiero tener mi nidito donde ser feliz... es lo único que necesito, sois mi mayor tesoro.

Prométeme que siempre cuidarás de mi, que me harás sonreír, y que tendré unos brazos que me abracen cuando necesite un abrazo, que tendré unos labios que besen mis mejillas cuando lo necesite, y un pañuelo que seque mis lágrimas cuando llore de alegría... prométeme que borrarás la palabra tristeza de mi vida.

Os quiero, aunque nunca lo diga.

2 comentarios:

  1. Este no me gusta mucho... llevo días que no sé muy bien qué escribir

    ResponderEliminar
  2. Escribe, no mires el qué, sino lo que sientas. No pienses en lo que escribes, escribe lo que piensas.

    ResponderEliminar